Ignacio González obligará a los parados a trabajar para los ayuntamientos con la amenaza de perder la prestación

Fuente: El Boletín. Ignacio González obligará a los parados a trabajar para los ayuntamientos con la amenaza de perder la prestación.

La esclavitud ha llegado.

“El Gobierno de Ignacio González ha dado luz verde a un plan que obliga a los parados a trabajar para los ayuntamientos de la región si no quieren perder su prestación.

Según figura en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, hasta ocho horas diarias tendrán que trabajar para instituciones públicas de la región los desempleados que cobran una prestación si quieren mantenerla. Además, tendrán una duración máxima de seis meses para cada obra o servicio.

Cada Ayuntamiento podrá solicitar hasta cien desempleados en el próximo mes y, además, será premiado con subvenciones regionales por cubrir estas plazas.

Y recalca se trata de unas plazas destinadas a parados que ahora mismo están cobrando la prestación por desempleo y que tendrán que ofrecer sus servicios si quieren mantener la ayuda.

La opinión de UGT al respecto, según informa la Cadena Ser, es que dicho método es una manera de potenciar el trabajo sumergido para no contratar a trabajadores en un momento de crisis en las arcas públicas, y contradictoria después de que se hayan producido varios Expedientes de Regulación de Empleo en las plantillas de los consistorios. Cree el sindicato que pone “piedras en el camino” a los parados para buscar empleo en su área.”

Otras fuentes.
– El País: Los municipios de Madrid podrán contar con 100 parados para colaboración social

Estudiantes derrotan a los antidisturbios y toman la plaza

27 de mayo de 2013. Estudiantes de la Universidad de Bolonia se han citado en la Plaza Verdi, ligada a la universidad, para llevar a cabo una asamblea. La policía tiene órdenes de impedirles realizarla y les instan a dispersarse. Los estudiantes, no dispuestos a ello, comienzan a avanzar en masa en dirección a la plaza y contra los antidisturbios, que en un principio resisten y cargan pero que finalmente son forzados por la multitud a abandonar su puesto, son expulsados de la plaza y los estudiantes toman el lugar.

Se filtra el manual personal de actuación en manifestaciones de un mando de los Mossos

Fuente: Tercera Información. Se filtra el manual personal de actuación en manifestaciones de un mando de los Mossos

¿Con amigos como estos quién necesita enemigos?

“…pág. 28-29 ” Incluso si la concentración o manifestación, que es lo que estamos hablando, no se prevé bastante violenta, se puede llegar a provocar un poco, con detenciones poco justificadas y nada pacíficas unos días antes para calentar el ambiente. También se pueden hacer “redadas” preventivas a los lugares donde se encuentran habitualmente personas cercanas a la ideología de los convocantes con la excusa de buscar drogas o lo que sea necesario.

Fuente: Tercera Información.

Fuente: Tercera Información.

La ’’redada’’ estará especialmente mal hecha y con trato humillante para encender más los ánimos, si es necesario.

En las batallas de la antigüedad, era cuando se envía a la caballería a perseguir a los que huían mientras la infantería extermina a los que se han rendido en el campo de batalla.

pág. 32 ” Las unidades policiales especializadas en órden público comienzan a ser menos permisivas con las manifestaciones y concentraciones, que seguramente se producirán mientras dura el debate político. De todas formas, si el número de manifestantes fuera excesivo, quizás se podría aprovechar para dejar que durante el recorrido, se produzcan suficientes actos vandálicos como para intensificar el debate sobre el comportamiento antisocial del movimiento antisistema y permitir que la opinión pública vincule estos colectivos al fenómeno okupa.”

pág. 34 ” Se deberá procurar la detención selectiva de los líderes para imputarles delitos comunes y evitar la condición de “martir” . A más protestas, más detenciones, hasta acabar con el poco soporte del que dispongan, sobre todo si comprueban los “privilegios” que se pueden conseguir con una adecuada integración en el sistema, sin renunciar a algunos de los postulados que los inspiran.”

Fotoperiodistas alertan del aumento de la represión policial contra su trabajo en las movilizaciones

Fuente: El diario. Fotoperiodistas alertan del aumento de la represión policial contra su trabajo en las movilizaciones.

“Esto parece un aviso a navegantes para los trabajadores de la información”. Son cerca de las 19.00 horas de la tarde del miércoles 22 de mayo y el que habla es Rafa Mayoral, conocido por su labor como abogado en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, que ejerce en esta ocasión de defensor del fotoperiodista Raúl Capín, detenido este miércoles en su domicilio en Madrid, acusado de “agresión a agentes de policía” durante las protestas del pasado 23 de febrero y el 25 de abril. También ha sido detenido su compañero Adolfo Luján, acusado además de “calumnias contra los órganos públicos”.

Concentración de fotógrafos por la detención de un compañero (septiembre de 2010 / Juan Luis Sánchez)

Concentración de fotógrafos por la detención de un compañero (septiembre de 2010 / Juan Luis Sánchez)

Mayoral, que no tendrá acceso a los atestados hasta este jueves, día en el que el fotoperiodista pasará a disposición judicial, asegura, no obstante, que de las preguntas que la Policía le ha hecho a su cliente “se deduce que la detención se debe a su trabajo como periodista”. De hecho, prosigue, “una de las preguntas que le han hecho ha sido directamente si era periodista”.

La advertencia no proviene únicamente de la boca del abogado, sino también de los compañeros de calle de Capín. Heidi Sánchez, periodista de Mundo Obrero, que suele trabajar con el fotoperiodista, tacha de “injusta” la detención. En su opinión, “lo que buscan es ocultar la realidad; no es más que un tema político”, explica. “Después de que la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, dijera aquello de que había que llevar chalecos blancos, sólo la prensa que ellos quieren puede trabajar. A todos los demás quieren silenciarnos”.

La Policía detiene a dos fotógrafos del 15-M por agredir a la autoridad

Fuente: Público. La Policía detiene a dos fotógrafos del 15-M por agredir a la autoridad.

Los fotógrafos de prensa Raúl Capín y Adolfo Luján, detenidos este miércoles por la Policía Nacional por agredir a varios agentes en manifestaciones. Esta nochedormirán en comisaría a la espera de pasar a primera hora de mañana jueves a disposición judicial, según han informado fuentes de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

l fotógrado Raúl Capin durante una de las movilizaciones, cámara en mano.

l fotógrado Raúl Capin durante una de las movilizaciones, cámara en mano.

Concretamente, la Policía culpa a Capín, que colabora en los periódicos Mundo Obrero y Diario Independiente Digital, de agredir a los agentes durante la manifestación del 23 de febrero de las Mareas Ciudadanas y la concentración no autorizada de Asedia el Congreso del 25 de abril.

Por su parte, Adolfo Luján es un fotógrafo freelance, según algunos movimientos sociales, además de amigo y colaborador de Raúl. Ambos  estaban presentes en los citados incidentes de la manifestación del 25 de abril.

Además, en esta última, acusan a Raúl Capín de alentar a los congregados para que pegaran a varios policías infliltrados cuando procedían a unas detenciones y de frustrarlas. De hecho, los agentes fueron descubiertos y tuvieron que huir del lugar.

Además de atentado a la autoridad, también le han cargado el delito de calumnias contra los órganos públicos, recogido en el artículo 504 del Cógido Penal, por utilizar las redes sociales “para acusar a los agentes de paisano de calentar las manifestaciones e iniciar los incidentes, tirando botellas a los antidisturbios”, según las mismas fuentes.

Ambos fueron arrestados esta mañana a la salida de su casa y se encuentran esta tarde prestando declaración en las dependencias de la Brigada de Información de la Policía Nacional en Moratalaz, donde pasarán la noche.

La plataforma Fotogracción exige en un comunicado la puesta en libertad del reportero gráfico al que definen como “un testigo incómodo de los diferentes abusos cometidosen esta nuestra ciudad contra aquellas personas que menor capacidad tienen para defenderse de los desmanes de la autoridad”. En las redes sociales sus compañeros han difundido el hastagh #RaúlLibertad como símbolo de protesta ante la detención.

Ninguno de los 447 detenidos en movilizaciones del 15M en Madrid ha sido condenado

Fuente: El diario. Ninguno de los 447 detenidos en movilizaciones del 15M en Madrid ha sido condenado.

“Los escraches son nazismo puro”, “la izquierda violenta y antidemocrática está detrás de los escraches”, “hay que modular el derecho a la manifestación”, “este grupo de manifestantes radicales querían propiciar un cambio de sistema y la anarquía”. Son algunas de las frases pronunciadas por dirigentes políticos sobre colectivos y acciones relacionadas con el 15M, entre ellas por la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, responsable última de las 447 detenciones y las casi mil sanciones administrativas llevadas a cabo en Madrid durante protestas del movimiento desde que nació el 15 de mayo de 2011, según los abogados de Legal Sol.

Un fuerte cordón policial en Colón impide el paso a la calle Génova / Álvaro Minguito

Un fuerte cordón policial en Colón impide el paso a la calle Génova / Álvaro Minguito

Desde sus inicios, el 15M ha sido ha criminalizado con la “voluntad de deslegitimar la movilización social al tacharla de violenta”, explica la abogada Adoración Guamán. La criminalización se ha producido a través de detenciones policiales y sanciones administrativas. Sin embargo, en muchos casos, cuando los procedimientos abiertos llegan a los tribunales, los indicios violentos quedan en papel mojado e incluso se da la razón a los manifestantes: “Cuando se revisan las multas administrativas en sede judicial se evidencia que sólo se están ejerciendo derechos fundamentales y que la policía es la que está ejerciendo una restricción ilegítima”, explica Guamán.

Su teoría se constata atendiendo a los datos: de los 447 detenidos relacionados con el 15M todavía no ha habido ninguna condena penal, dicen desde Legal Sol, uno de los colectivos surgidos en el 15M y que se encarga de la asistencia letrada de muchos de los detenidos. Por el contrario, en varios casos los jueces han dictado el sobreseimiento provisional y archivo de las causas contra los imputados. “La Justicia está reconociendo que la mayoría de esas detenciones son arbitrarias e injustificadas”, señala uno de sus representantes.

“Escrache policial” a un barrio de Madrid

Fuente: La Marea. “Escrache policial” a un barrio de Madrid(continúa la noticia en el enlace del título.

MADRID// Mientras cientos de feministas hacían un escrache a Alberto Ruiz Gallardón el pasado jueves, en protesta por su reforma del aborto, la plaza de Lavapiés, uno de los barrios más diversos de Madrid y más acostumbrados a las redadas en busca de inmigrantes sin papeles, se llenó de policía. Cerca de medio centenar de agentes, la mayoría de la UIP, acordonaron la zona y, por grupos, entraron en varios establecimientos.

La policía cortó el acceso a la plaza de Lavapiés durante una hora. FERNANDO SÁNCHEZ

La policía cortó el acceso a la plaza de Lavapiés durante una hora. FERNANDO SÁNCHEZ

Los vecinos comenzaron a juntarse en las entradas de la plaza, confusos, tras los cordones policiales. Ningún agente explicaba qué estaba ocurriendo. El jefe del dispositivo remitía a los periodistas a la Jefatura de Policía. “No podemos decir nada”, se justificaba.

Mientras, los vecinos comenzaban a irritarse. “Estamos acostumbrados a las redadas, pero no a que cierren la plaza de este modo. Preguntamos a la Policía y no nos dicen nada, sólo que están realizando detenciones simultáneas”, contaba una vecina. “También me han dicho que qué me importa si detienen a gente o no, y yo le he respondido que claro que me importa. Si detienen a mis vecinos, me importa. La gente del barrio está muy enfadada”.

Comenzaron las primeras detenciones, todas de inmigrantes. “Vergüenza”, “racistas”, gritaban decenas de vecinos, clientes, y dueños de los establecimientos de la zona. La tensión fue en aumento y algunos agentes comenzaron a identificar de manera aleatoria a los presentes en varias salidas de la plaza. Algunos comenzaron a discutir airadamente con la policía.