Un ‘mosso’ dice a la juez que pensó que Benítez “fingía” tras ser reducido.

Fuente: El País. Un ‘mosso’ dice a la juez que pensó que Benítez “fingía” tras ser reducido.

Los abogados de la acusación, David Aineto y Laia Serra, ayer tras las declaraciones en el juzgado. / ALBERT GARCIA

Uno de los nueve mossos imputados por el caso Raval afirmó ayer ante la juez que pensó que Juan Andrés Benítez “fingía” haberse desmayado tras ser reducido de forma violenta por la policía autonómica. El hombre, de 50 años, acabó muriendo horas después. El agente fue uno de los últimos en llegar a la calle de la Aurora de El Raval, el pasado 5 de octubre. Por esa razón, y porque estaba ayudando a “contener” a los vecinos, dijo, apenas presenció la intervención de sus compañeros. El policía admitió que, mientras Benítez era reanimado por los equipos médicos, vertió agua en el charco de sangre que había quedado en el suelo.

El noveno mosso fue uno de los encargados de ayudar a subir al coche patrulla al empresario delGayxample. En ese momento, explicó, Benítez “deja la cabeza muerta y deja de moverse”. El policía decidió “dar la vuelta al coche porque no se lo cree”: opina que Benítez “está fingiendo” y valora aplicarle un “punto de dolor” —presionarle una zona del cuerpo— para comprobar su reacción, según la declaración, a la que ha tenido acceso EL PAÍS. Cuando entró en el coche, sin embargo, vio que otro compañero “ya estaba haciéndole un punto de dolor para ver si fingía”. Al comprobar que no era así, alertaron a los equipos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM).

La imputación de este agente por obstrucción a la justicia surgió a raíz de la investigación de la División de Asuntos Internos (DAI) de los Mossos. Ante la DAI, el agente ya admitió que limpió la sangre con una botella de agua por higiene y defendió que es una “práctica habitual” tras una pelea. En un auto, sin embargo, la magistrada Eva Moltó rechaza ese argumento: “Ni razones de salubridad, higiene o protocolos justifican que unos agentes borren o alteren rastros de un posible hecho delictivo”.

El mosso explicó ayer que vio la mancha “poco antes de irse” de la actuación y que un compañero ya había intentado limpiarla antes. El mosso añadió que nadie le ordenó diluir la mancha y que, en ese momento, Benítez “está ya en la ambulancia”. Un compañero, matizó, le había explicado que había entrado en parada cardiorrespiratoria, pero que los médicos le habían logrado reanimar y, estable, se lo llevaban al hospital Clínic. Al imputado “no se le ocurrió”, sigue la declaración, tomar muestras o fotos de la sangre —como sugería la juez en su auto—, porque “no había motivo”.

El agente vio a una ‘mossa’ hablar con vecinos, pero ignora si pidió imágenes

Además de un delito contra la vida, los policías del caso Raval están imputados por coacciones. Una testigo explicó que una agente femenina de los Mossos se presentó en su casa esa misma noche para preguntarle si había tomado imágenes de lo ocurrido. La vecina, de nacionalidad francesa, admitió que sí y las borró delante de la agente.

Entidades gays denuncian a un sindicato por divulgar que era seropositivo

La magistrada ha pedido al Departamento de Interior que identifique a las agentes que intervinieron esa noche en El Raval. Interior aún no ha respondido, según fuentes judiciales, pero el noveno mosso arrojó luz sobre el asunto. Este explicó que “una agente femenina” —de la que dio nombre y apellidos— “entró en uno de los pisos”. “Al verla entrar sola fue tras ella y le preguntó qué pasaba. Le dijo que habían lanzado algo desde un piso”. Cuando vio que hablaba “con una mujer que le pareció normal, que no le pareció la típica persona que arroja objetos por el balcón”, se fue.

Un técnico del SEM, que declaró como testigo, explicó que Benítez tenía la cara ensangrentada y que lo encontró en el coche patrulla “boca abajo” y esposado. Antes, había atendido a una mossa a la que, supuestamente, mordió Benítez (ese fue el origen de la reducción). El técnico no acreditó que tuviera un mordisco y dijo que apenas tenía “rigidez vertical”.

Anuncios

Duro enfrentamiento entre Fernández y Madina por la Ley de Seguridad Ciudadana

Fuente: El Diario. Duro enfrentamiento entre Fernández y Madina por la Ley de Seguridad Ciudadana.

La Ley de Seguridad Ciudadana, cuyo proyecto llega este viernes al Consejo de Ministros, ha provocado en el pleno del Congreso un duro enfrentamiento entre el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el secretario general del Grupo Socialista, Eduardo Madina. El portavoz del PSOE acusó al ministro de estar provocando con la reforma una “involución democrática”, y de vivir y querer hacer vivir a toda la sociedad “en el universo del miedo”. “Ustedes producen miedo”, sentenció en su intervención Madina.

El titular de Interior subió a la tribuna visiblemente enfadado y no ahorró descalificaciones contra el portavoz socialista al que acusó de decir “tonterías” y de “hacer el ridículo” por criticar la ley “sin conocerla, con un guión preescrito”.

El duelo fue muy tenso. Durante el debate, el enfado del ministro fue creciendo paulatinamente hasta llegar al final de su réplica en la que, visiblemente nervioso, emplazó a Madina a “pedir perdón” por todas “las barbaridades” que había dicho durante la interpelación sobre la ley cuando ésta llegue a la Cámara para ser debatida. A su vez, Madina le advirtió de que recurrirán el texto ante el Tribunal Constitucional y que lo derogarán si el PSOE gobierna.

El portavoz del PSOE le acusó de “tener un grave problema a la hora de interpretar los derechos fundamentales de manifestación, de huelga, de reunión y de información”, advirtiéndole de que si no modifican profundamente el borrador de la ley “van a tener al PSOE enfrente”, tanto en el Parlamento como en la calle. “Quieren socializar en España su propio miedo revirtiendo los derechos nucleares de la Constitución”, le espetó Madina, vaticinando que la respuesta a la ley va a ser el aumento de las protestas ciudadanas, a las que los socialistas piensan sumarse.

Los rumores de que el borrador que será presentado este viernes en el Consejo de Ministros puede ser suavizados no fueron confirmados claramente por Fernández Díaz, aunque el ministro sí confirmó que habrá “matices” en la tipificación de algunos de los delitos después de haber recibido algunas “sugerencias y aportaciones” de otros ministerios, como el de Justicia. Fernández negó que estas sugerencias sean “presiones” y defendió las cuantías de las sanciones que van a imponerse, porque, según afirmó, “son las mismas que recogía la ley de 1992” y que el PSOE no modificó cuando gobernó.

“El Gobierno tiene que garantizar la libertad, la seguridad y la convivencia en paz de todos los ciudadanos” y no permitir que “conductas violentas alteren el orden” , insistió Fernández tanto dentro como fuera del hemiciclo.

Durante el debate, el ministro fue interrumpido en diversas ocasiones por las protestas de los diputados del PSOE que le abroncaban por recriminar a Madina con frases despectivas: “Su intervención ha sido penosa. Dice que tengo miedo. ¿A quién quiere impresionar? A mí desde luego no me impresiona. Nos conocemos hace mucho tiempo. No es serio. No sabe usted lo que dice”.

Fernández Díaz se refirió  también a “la herencia recibida” a la que achacó el descontento social como caldo de cultivo de las más de 22.000 manifestaciones de estos años. Por ello justificó los cambios, “ahora que se vislumbra la salida de la crisis”, para impedir “la violencia urbana y actitudes vandálicas y garantizar la seguridad ciudadana”, que en su opinión es lo que demandan la mayoría de los españoles.