Decenas de sirvientas fueron asesinadas y encarceladas por querer crear un sindicato gremial

Fuente: Público. Decenas de sirvientas fueron asesinadas y encarceladas por querer crear un sindicato gremial.

El investigador y jornalero Antonio Jiménez Cubero profundiza en la represión franquista contra las mujeres republicanas de Cazalla de la Sierra (Sevilla) en su nuevo libro ‘Crónica local de la infamia’.
 
RAFAEL GUERRERO Sevilla 17/03/2014 07:33 Actualizado: 17/03/2014 10:15
 
Lavanderas trabajando en Priego de Córdoba en tiempos de la Segunda República.
Lavanderas trabajando en Priego de Córdoba en tiempos de la Segunda República.

Medio centenar de mujeres fueron asesinadas por los golpistas tras la toma del pueblo sevillano de Cazalla, centro neurálgico de la Sierra Norte de Sevilla. La dura represión franquista llevó a la cárcel a otras 102, mientras que el resto hasta las 198 represaliadas documentadas en el libro Crónica local de la infamia desaparecieron, fueron depuradas o se exiliaron. Esto ocurrió a raíz de la toma del pueblo a sangre y fuego por la columna rebelde del comandante Gabriel Tassara Buiza el 12 de agosto de 1936. Antonio Jiménez Cubero es un maestro no ejerciente de profesión jornalero que lleva más de 20 años haciendo acopio de testimonios de las víctimas y de sus descendientes cuyo resultado ha sido la publicación de dos libros en los que detalla con precisión la represión en su pueblo serrano: Con nombres y apellidos(Aconcagua, 2011) y Crónica local de la infamia (autoedición, 2014).

Entre la publicación de ambas investigaciones locales se ha podido incrementar el censo de represaliados en total desde 1.203 hasta 1.843, una cifra que se acerca al 20% de la población, que según el censo vigente en 1936 superaba los 11.200 habitantes. La cifra total de muertos a consecuencia de la represión rebelde ascendió a 357, según el recuento publicado por el investigador sevillano José María García Márquez, autor del voluminoso libro de referencia Las víctimas de la represión militar en la provincia de Sevilla. 1936-1963 (Aconcagua, 2012).
Pedían una jornada de 7 horas, el abono del sueldo íntegro en caso de accidente laboral y el domingo como día de descanso

¿Qué pasó en Cazalla de la Sierra para que la represión fuera tan terrible, tan masiva y tan cruel? La envergadura de “la matanza y del expolio franquistas siempre se ha justificado por reacción a una masacre previamente cometida por el Comité de Defensa que resistió cerca de un mes, pero no hubo tal asesinato en masa”, señala el prologuista Bartolomé Clavero, catedrático de Historia del Derecho de la Universidad de Sevilla. “Lo único que hubo fue que el día 5 de agosto, tras rechazar un ataque frustrado de la columna golpista Carranza, los milicianos se dirigieron a la cárcel y mataron a 63 presos derechistas”, reconoce el autor del libro. Esa matanza condicionaría la represión contra los republicanos que multiplicó casi por seis las víctimas conservadoras.

Y no hubo más asesinatos porque —como se reconoce en un documento militar encontrado por el investigador extremeño Francisco Espinosa— “fusilar en masa a gentes sin más capital que sus brazos, todos asociados a organismos del Frente Popular, habría acarreado desastrosas consecuencias económicas y de producción”.

Una vez contextualizado el marco represivo general, descendamos a las represalias que se tomaron contra las mujeres cazalleras, en las que se extiende el segundo libro de Jiménez Cubero, un hombre que durante años ha alternado la recogida de la aceituna y de la documentación en los archivos militares, incluyendo los papeles de Falange en este pueblo que a alguien se le olvidó hacer desaparecer, como ha sucedido en el resto de España.

Como señala la experta granadina en represión contra la mujer, Pura Sánchez, en su obraIndividuas de dudosa moral (Crítica, 2009), los represores prefirieron “infligirles castigos ejemplares” antes que aniquilarlas, aunque este fue uno de los pueblos con mayor proporción de asesinadas: 49 en total. Motivos recurrentes fueron “no sólo por ser rojas —un hecho político—, sino por haberse atrevido a ocupar un espacio público y social que no les pertenecía —la política— y por haberse desnaturalizado como mujeres abandonando los preceptos morales cristianos que, según ellos, eran inherentes a su condición”.

En efecto, estas motivaciones pesaron mucho sobre las cazalleras republicanas que, en gran medida, fueron perseguidas y castigadas por ser “familia de”, pero también por haberse atrevido a crear el Sindicato de Empleadas del Servicio Doméstico, afecto al Sindicato de Oficios Varios de la CNT, en febrero de 1936 tras la victoria del Frente Popular. Esa sindicación culminó un proceso de movilizaciones que este gremio integrado por las llamadas criadas o sirvientas, además de lavanderas, aguadoras o silleras había plasmado en sucesivas huelgas en los años 1932, 1934 y 1936 en pos de unas condiciones de trabajo dignas.

Como ejemplo baste citar algunas de las reivindicaciones que justificaron la sonada huelga de junio del 36 ante la reiterada negativas de los patronos a negociar unas bases contractuales mínimas: jornada de siete horas desde las 09.00 de la mañana, prohibición de que las mozas sirvientas se quedaran a dormir en la casa de los patronos, abono del sueldo íntegro en caso de accidente laboral y el domingo como día de descanso. En cuanto al sueldo, se pedían 40 pesetas mensuales para las cocineras, 35 para las sirvientas del cuerpo de casa, 30 para las niñeras, y 0,75 pesetas por hora para lavanderas y limpiadoras.

Los golpistas asesinaron a 357 izquierdistas por el fusilamiento previo de 63 presos derechistas por milicianos

El Ayuntamiento medió para propiciar la negociación, pero sólo logro que acudieran dos de los 134 patronos a los que convocó, lo que provocó una huelga de tres semanas con piquetes ante los domicilios incluidos. “Nada volvería a ser lo mismo en las relaciones interclasistas de la sociedad local”, precisa Antonio Jiménez añadiendo que “poco antes del golpe militar sucedió un hecho que marcaría la represión posterior: el cierre gubernativo del local de la CNT en Cazalla y la requisa de las fichas de las 99 afiliadas el Sindicato del Servicio Doméstico”. Ese listado sirvió para castigar a más del 90% de aquellas mujeres perfectamente identificadas con sus nombres y apellidos.

“Para los fascistas locales había llegado la hora de la venganza y la vergüenza, y para el resto, fue el tiempo de la muerte, el dolor y el silencio” escribe Jiménez Cubero, que asegura que hubo barrios enteros del pueblo duramente represaliados, justamente las zonas más humildes donde vivían las sirvientas. De las 49 mujeres asesinadas por los golpistas en Cazalla, 11 son catalogadas por el investigador jornalero Jiménez Cubero como sirvientas de profesión, mientras que varias decenas más sufrieron cárcel o tuvieron que huir.

Pero, concluida la guerra, algunas regresaron a Cazalla confiadas en la falsa promesa de Franco de que nada debían temer quienes no tuvieran las manos manchadas de sangre. Eso le ocurrió a Carmen Benítez, apodada La Manchá y a sus dos hijas Dolores y Antonia, que habían estado afiliadas al sindicato. Un consejo de guerra las condenó en 1941 a 12 años de cárcel a cada una, “por un batiburrillo de cargos que iba desde el auxilio a la rebelión, a su carácter revolucionario, pasando por la violencia y demás perversidades”.

El investigador y autor del libro Crónica local de la infamia, Antonio Jiménez cubero, intenta en vano desde hace tiempo que al menos una placa en la fuente del Chorrillo recuerde a estas mujeres que pagaron tan caro el atrevimiento de luchar por sus derechos.

Anuncios

Botella pide endurecer la Ley de huelga tras el éxito de la de limpieza

Fuente: Público. Botella pide endurecer la Ley de huelga tras el éxito de la de limpieza.

Ana Botella ha exigido este domingo una reforma de la Ley de huelga tras el éxito logrado por el paro indefinido de trabajadores de limpieza en Madrid, que han frenado el despido de más de 1.000 compañeros. La alcaldesa, en rueda de prensa, se ha mostrado satisfecha porque no vayan a producirse despidos, y ha cifrado en medio millón de euros los daños en el patrimonio durante el paro.

Ana Botella, en la rueda de prensa de este domingo para valorar la desconvocatoria de huelga/Efe

Ana Botella, en la rueda de prensa de este domingo para valorar la desconvocatoria de huelga/Efe

Pero además, ha pedido la modificación de la ley de huelga para evitar el incumplimiento de los servicios mínimos. A continuación, ha dicho que las medidas aplicadas por el Ayuntamiento han permitido que esta medianoche quede sin efecto la huelga.

“No es posible que la convivencia ciudadana, ante un derecho constitucional como es el de la huelga, se pueda ver alterada hasta límites intolerables”, ha declarado Ana Botella, al tiempo en que ha insistido en que “es necesario, por tanto, abordar las normas que regulan el derecho de huelga, insuficientes” y que, a su juicio, “están basadas en un real decreto del año 77, anterior a la Constitución”.

En este sentido, ha hecho hincapié en que se trata de un modelo “obsoleto” frente a una “reivindicación histórica de la sociedad española”. Así, ha añadido que los ciudadanos de la capital “no pueden volver a ser los rehenes de los protagonistas de un conflicto que hoy ha finalizado”, ha declarado.

Afirma que no ha habido despidos gracias a la reforma laboral del Gobierno

Asimismo, ha llegado a decir que el “fin del conflicto”, a su juicio, “no va a suponer ningún despido gracias a la flexibilidad que ha traído la reforma laboral aprobada por el Gobierno”. “Un final que confirma que no había ninguna relación causa-efecto entre los nuevos sistemas de contratación y la pérdida de empleo. No desistiremos de nuestro objetivo de proporcionar a los madrileños servicios de más calidad con un menor coste”, ha remachado.

Además, ha defendido la concentración de los contratos de servicios de limpieza y mantenimiento de la ciudad en uno solo porque, desde su punto de vista, se produce una “sinergia” que reduce los costes.

La alcaldesa ha agradecido a los ciudadanos y a las fuerzas de seguridad su comportamiento a lo largo de los trece días de huelga y ha asegurado que “ni un solo euro de los costes repercutirán en el bolsillo de los madrileños”.

Asimismo, la alcaldesa ha anunciado la suspensión de las “medidas extraordinarias” que ordenó para “hacer cumplir los servicios mínimos” en la huelga de limpieza viaria y jardinería de Madrid, por lo que quedarán sin efecto esta media noche, después de que los paros hayan sido desconvocados esta tarde.

Por tanto, los empleados de la empresa Tragsa, contratada por el Consistorio para cumplir los servicios mínimos desde la madrugada de ayer sábado, dejarán ya de barrer las calles madrileñas.

En la rueda de prensa de urgencia ofrecida en la sede del Ayuntamiento esta tarde, Botella ha agradecido a los madrileños su “paciencia” y ha destacado su “comportamiento ejemplar”. Además, ha trasmitido el “reconocimiento” del Ayuntamiento para con aquellos que hayan podido haber visto “lesionados” sus derechos.

Asimismo, ha hecho hincapié en que Madrid ha sufrido las consecuencias de un conflicto laboral y que se ha dado un “intento deliberado” por hacer que las calles de la capital estuvieran en la “peor situación posible”.

 

Lissavetzky: “Produce sonrojo”

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha afirmado este domingo que le produce “auténtico sonrojo” la rueda de prensa ofrecida por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, tras el fin de la huelga de limpieza viaria de Madrid, porque “ha sido la causante de que Madrid haya estado trece días en vilo e intente ahora presumir de su gestión”.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz socialista en el Consistorio ha indicado que Ana Botella “no conoce bien” lo que es la reforma laboral, después de que la alcaldesa haya atribuido el fin del conflicto a la reforma legislativa.

Dicho esto, Lissavetzky ha destacado que el “triunfo” ha sido de la negociación colectivaentre empresarios y sindicatos y ha añadido que “no hay nada más contrario” a ello que “la reforma laboral de Rajoy”.

Por ello, ha agradecido a los sindicatos y empresarios que hayan alcanzado un acuerdo a través de la negociación colectiva y ha destacado que las asociaciones sindicales con ello “refuerzan su papel como defensores de los trabajadores”.

Asimismo, ha manifestado que la imagen que ha dado Madrid en los últimos días es “difícilmente recuperable” y ha añadido que se trata de “la peor de los últimos veinte o treinta años” Además, ha advertido de que para cambiar esta imagen “seria necesario gastar más de lo que presuntamente dice que se ahorra con estos contratos”.

“Su sensibilidad social es igual a cero”, ha criticado Lissavetzky en relación con las declaraciones de la alcaldesa de Madrid sobre la necesidad de reformar las normas que regulan el derecho a la huelga.

Por último, ha querido expresar su “satisfacción” por el acuerdo alcanzado que, desde su punto de vista, permite que Madrid vuelva a la “normalidad”.

Empleados de Tragsa inician movilizaciones ante el despido colectivo planteado para Tragatec en un ERE.

Fuente: Europa Press. Empleados de Tragsa inician movilizaciones ante el despido colectivo planteado para Tragatec en un ERE.

Decenas de trabajadores de la empresa Tragsa y Tragasatec se han concentrado este lunes a las puertas de la sede de la empresa en Almería en protesta por el despido colectivo que ha planteado la dirección de la empresa, cuyo periodo de consultas entre está previsto iniciarse este miércoles en Madrid.

Tragsa recortará la plantilla de su filial Tragsatec, empresa de desarrollo de ingeniería, mediante un ERE extintivo debido a la falta de carga de trabajo y la “drástica” caída de los ingresos, si bien aún no han precisado el número de empleos que se verán afectados de su plantilla, cifrada en 6.600 empleados.    En el caso de Almería, la matriz cuenta con unos 85 empleados.

UGT Madrid notifica un ERE que afectaría a 44 de sus 72 trabajadores

Fuente: Europa Press. UGT Madrid notifica un ERE que afectaría a 44 de sus 72 trabajadores.

UGT Madrid ha notificado a sus trabajadores la presentación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectaría a 44 de sus 72 trabajadores en la región, según ha avanzado a Europa Press Carmelo Ruíz de la Hermosa, miembro de la ejecutiva del sindicato madrileño y de la mesa de negociación.

Ruíz de la Hermosa ha asegurado que en todo caso esperan que la cifra finalmente varíe durante la negociación. Según ha avanzado un portavoz de UGT Madrid a Europa Press, el ERE no incluye sólo despidos sino también recolocaciones de algunos trabajadores en otras federaciones del sindicato, bien federal o regional.

“Se es consciente del perjuicio que esta decisión va a suponer para los trabajadores y trabajadoras que puedan resultar finalmente afectados y, también, para la propia Organización. Por eso, dentro del periodo de negociación que se abre, la voluntad del sindicato es la de buscar medidas negociadas con los representantes de los trabajadores  con el fin de minimizar el impacto de este expediente con recolocaciones y, en su caso, pago de indemnizaciones”.

Noticia completa en la fuente.